miércoles, 9 de julio de 2014

Pancitos Berlineses



En estos días buscando la receta de los pancitos  de avena que preparo con frecuencia para que mi hija lleve al colegio, me detuve un poco a releer las otras recetas  de un libro escrito por Marcelo Vallejo ( se acuerdan cuando en Venezuela se veía por cable el canal UTILISIMA Satelital , el chef panadero que hacia el programa con Osvaldo Gross llamado el panadero y el pastelero), pues hace muchos años mi hermana me trajo de la Argentina un librito llamado A LA HORA DEL TE, publicado por Editorial Atlántida, no es muy extenso ya que se trata de una selección de recetas pensadas para acompañar el te, de manera muy distinta por cierto a como se hace por aquí en Inglaterra, hay un poco de todo, panes y galletas, facturas y roscas, masitas y bocados salados, muffins , scones y tartas.




En su momento hice unas cuantas de las recetas de allí (mayormente de pastelería) y la verdad es que todas me quedaron muy bien, no se porqué razón no había seguido probando las demás  recetas de panes ... es decir si lo sé, es que  tengo tantos libros de cocina mas todo lo que hay en Internet que aunque me lo proponga y con frecuencia prepare cosas  nuevas,  es muy dificil poder hacer todo lo que me llama la atencion  y tengo pre-seleccionado,  digamos que por épocas voy tomando un libro o dos a la vez y trato de hacer un recorrido de lo que me parece mas atractivo y realizable, voy haciendo mis anotaciones en los libros con modificaciones, equivalencias o algun comentario sobre la receta para cuando en algun momento regrese por alli acordarme de los detalles .



Como  esta vez le tocó el turno a este libro  y todas las recetas que he hecho hasta ahora han salido tan buenas,  poco a poco las  iré compartiendo porque de verdad merecen la pena, no se si el librito aun se encuentra disponible por alli, pero si alguna vez lo consiguen no duden en comprarlo porque vale la pena.




Es el caso de estos pancitos, los preparé y serví como el sugiere  con crema chantillí y frutos rojos (estamos en plena estación y cerca de casa hay una granja donde uno recoge las frutas y verduras que le provocan y luego a la salida las  pesan y uno paga lo que recogió ... mas fresco imposible).



Aquí les dejo la receta a ver si se animan:

Prefermento:
35 gr de levadura natural en pasta (o 17 gr de levadura seca, o 12 gr de levadura instantánea)
75 cc de agua
1 cdita de azúcar
1 cda de harina de fuerza ( de panadero o de alto contenido de proteína)

Disolver la levadura en el agua, agregar el azúcar y la harina, integrar bien, cubrir  y dejar reposar unos 20 minutes hasta que este bien espumoso.

Masa:
2 huevos
1 yema
70 gr azúcar
1 cdita de vainilla
50 cc de crema de leche
500 gr de harina de fuerza
1 cdita de sal
65 de mantequilla a temperatura ambiente.

Juntar en un bowl los huevos, la yema, el azúcar, la vainilla y la crema, mezclar bien y agregar  el prefermento. Ir añadiendo la harina, la sal y la mantequilla blanda y empezar a amasar hasta obtener una masa tierna, si la notamos muy seca agregar poquito a poco leche a temperatura ambiente, una vez todo unido volcarlo en la mesa de trabajo y  seguir amasando hasta obtener una masa suave y elástica que no se pegue a los dedos. Hacer un bollo grande y colocarlo en un envase tapado y dejar reposar una hora.
Al cabo de ese tiempo , bajar la masa dividirla en porciones de mas o menos 50 gr, hacer bollitos redondos y colocarlos en una placa aceitada o  antiadherente, dejando una distancia como de 2 cm entre uno y otro porque crecen bastante. Cubrir con un paño limpio y dejar leudar mas o menos una hora o hasta que doblen  el volumen inicial.

Precalentar el horno a 200 C (170 si es convección), barnizarlos con huevo batido (opcional)  hornearlos mas o menos 15 a 20 minutos evitando que se doren demasiado, en cuyo caso se pueden cubrir con papel de aluminio a mitad de cocción.

Al  sacarlos del horno colocarlos en una rejilla a enfriar, cortar por el medio rellenar con un poco de mermelada, finalizar el borde con crema chantilli y espolvorear con azúcar impalpable.

Quedan muy suaves, recuerdan la textura de la brioche pero  sin el sabor acentuado a mantequilla, una vez fríos los pueden colocar en el freezer bien envueltos en plástico y dentro de una bolsa bien sellada y allí duran varias semanas.









1 comentario:

  1. Que maravilla de panecillos!! Me han encantado!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar