viernes, 25 de enero de 2013

Nuevamente Scones ...

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Enero nos invita a preparar un clásico escocés Scones.





Aunque ya en dos  oportunidades he publicado recetas de scones,  los  naturales  de siempre y  los de naranja y cranberries,  esta invitación de  Whole Kitchen  me sirvió de perfecta excusa para preparar  la receta de scones de blueberries ,  puesto que esta deliciosa frutita aun se encuentra disponible en los supermercados de por aquí. Así pues de la mano de Stephanie Jaworski y su fabuloso Joyofbaking, procedí en consecuencia. Lo original de esta receta que incluye fruta fresca, está en el granulado crujiente de canela  (crumble o streussel)  que lleva por encima  y que les añade una textura y sabor extras, así que encontramos unos scones super suaves y tiernos, con la dulzura de las blueberries y la capita crujiente sabor a canela.
Tengo que decir que no me quedaron  tan lindos ya que los hice en triángulos como ella sugiere y sentí la masa mas blandita que la clásica, por lo que creo se deformaron un poco en el horno,   pero estaban deliciosos, como siempre sigan la receta tal cual ella la explica y el  resultado no los decepcionará en lo absoluto.



Ya que estaba en la onda sconera... revisé mi despensa y me vino la idea de preparar unos scones salados con tomates secos hidratados en aceite y aceitunas negras que quedaron muy sabrosos.
Los hice mas pequeñitos  pensando que quedarían perfectos para acompañar algún queso o fiambre. La receta es una adaptación de otros scones salados que propone  Osvaldo Gross en su maravilloso libro La Pastelería sin secretos. Aquí se las dejo, pueden intercambiar los tomates y aceitunas por queso gruyere e higos secos como propone la receta original, o por parmesano y peras desecadas y así van probando los sabores que mas les gusten a los suyos.
 



250 gr de harina todo uso ( sin leudante)
40 gr de Azúcar
2 cditas de polvo para hornear
1 cdita de sal
100 gr de mantequilla
1 huevo
150 cc de leche entera
7 u 8 tomates secos ya hidratados, conservados en aceite y previamente escurridos, picados en trozos pequeños
Un puñado de aceitunas negras sin hueso cortadas en 2

Si disponen de un procesador de alimentos la labor es mas rápida, ya que colocaremos todos los secos con la mantequilla fría y procesaremos hasta obtener un granulado, a esto le agregamos la leche y el huevo y activamos el procesador un par de veces mas para unir los ingredientes y  formar una masa blanda añadimos los tomates y las aceitunas así como una buena cucharada de hierbas (tomillo, orégano etc) a gusto.
Estiramos la masa  en una mesa hasta obtener un grosor de 2 a 3 cm, cortamos con coartaste de 4 a 6 cm de diámetro, los colocamos en la placa de hornear, barnizamos con leche o huevo y rociamos semillas de ajonjolí o amapola (opcional).
Se hornean unos 20 minutos a 375 grados, hasta que doren bien pero estén tiernos por dentro.




















































































































































































 

5 comentarios:

  1. Hola Adrina!!!

    Tus scones de blueberries tienen una pinta fantástica!!! Me vendrían muy bien ahora para desayunar!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  2. Que pinta tan buena por favor, te han quedado estupendos. Besos

    ResponderEliminar
  3. Se ven mas que apetitosos. Una maravilla, me encantan

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Qué ricos los de tomates secos y aceitunas!!!
    Me apunto la receta!!!

    ResponderEliminar
  5. No se me habría ocurrido, pero tiene que estar muy bueno.
    Por cierto pásate por mi blog, que tienes un par de premios. Enhorabuena!

    http://loschatoschefs.blogspot.com.es/2013/03/premios-que-sorpresa.html

    ResponderEliminar